Pasar al contenido principal
programa medicina culinaria

Con el programa Medicina Culinaria promueven hábitos alimenticios saludables

El programa Medicina Culinaria de la Escuela Ciencias de la Salud busca generar cambios en los hábitos alimenticios de la comunidad apoyándose en el sentido de pertenencia, amor, actividad física, meditación, la importancia de dormir bien y una dieta saludable. Los encargados del programa son: la doctora Patricia Radilla Chávez, directora de la Escuela de Ciencias de la Salud; la internista Fabiola Flores Monsiváis y el cirujano Jorge Castillo.

Derivado de la preocupación por la creciente población de pacientes diabéticos (según la Organización Mundial de la Salud para el año 2050, 2 de cada 3 personas tendrán la enfermedad) y la alta prevalencia y mortalidad actual de enfermedades cardiovasculares, se establece el compromiso de desarrollar e implementar el programa “Medicina Culinaria”, que inició actividades académicas en 2018 como materia optativa y posteriormente con el primer diplomado de esta disciplina en el semestre 2018-2.

medicina culinaria

El programa surgió a partir de la materia optativa Medicina Culinaria, en la que estudiantes de la carrera de Medicina revisaron estudios e investigaciones científicas recientes con el fin de utilizar esta información para diseñar la alimentación de los pacientes, sustituyendo ingredientes usuales como la sal por opciones saludables y deliciosas. Al final de la sesión, los alumnos consumieron lo que cocinaron y comprobaron que además de tener sustento académico, también sabe bien.

Después se impartió un diplomado en el que participaron alumnos de décimo semestre de la carrera de Medicina, en el cual se analizaron las relaciones de la alimentación incorrecta (no sana) como factor de riesgo con las enfermedades de diabetes mellitus, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y cáncer; se enfatizó la importancia de la selección adecuada de ingredientes, la preparación correcta y el suprimir productos dañinos a la salud, buscando siempre cambios pertinentes en el estilo de vida. 

El diplomado logró permear en los alumnos de esa generación, “sabemos que hay mucho trabajo por delante, continuaremos con un esfuerzo constante para lograr a cada momento victorias en el campo de la salud”, puntualizó el académico.

El método tiene concordancia con la pirámide Blue Zones Power 9, la cual surge a partir de estudios epidemiológicos que comparan incidencia de enfermedades crónico-degenerativas en diversas poblaciones, donde observaron que la tendencia de padecimientos coronarios era menor en las personas cuya dieta incluía un 80 % de vegetales y que la forma de cocción era preferentemente al vapor.

Además, realizaron estudios en lugares conocidos como las “zonas azules”, donde la población es muy longeva, lo que despierta el interés y surge la pregunta: ¿qué es lo que hacen?, a partir de ahí nace el campo de la medicina “Lifestyle medicine” en 1969. Cabe mencionar que a partir de estas investigaciones se observaron que la dieta con un alto porcentaje de vegetales (no equivale a vegetarina o vegana) es un determinante de salud muy importante. 

Tiene 9 principios:

1. Actividad física en espacios naturales. 

2. Tener un propósito de vida. 

3. Bajar el ritmo mental y el estrés. 

4. Comer hasta estar 80 % satisfechos.

5. Preferir los vegetales. 

6. Beber una copa de vino al día.

7. Mantener vínculos sociales saludables. 

8. Participar en comunidades con prácticas religiosas sociales.

9. Construir y mantener los vínculos entre los miembros de la propia familia.

Una de las metas del programa, es buscar que las personas entiendan que la alimentación diaria es determinante para la salud y la calidad de vida en pacientes con enfermedades crónico-degenerativas.

Además, en un futuro próximo buscan establecer clínicas que contemplen un tratamiento integral.

También se intenta fortalecer el programa y que más estudiantes de la Escuela de Ciencias de la Salud y otros profesionales del área se unan al proyecto para aprender, y posteriormente asesorar a los pacientes sobre como cocinar nutritivo ajustándose a sus necesidades personales. “Esto favorecerá el contacto con la comunidad universitaria y al mismo tiempo las personas entenderán que un médico está guiándoles en la preparación de sus alimentos”, puntualizó el investigador. 

Conjuntamente el programa pretende implementar la telemedicina de “Medicina Culinaria” para difundirse y que así pueda llegar a más hogares. Actualmente, cuentan con el apoyo de la Escuela de Enología y Gastronomía, quien les facilita la cocina para la elaboración de los alimentos propuestos; sin embargo, se requiere de una cocina industrial dentro de la unidad académica para continuar con el proyecto.

“Algunos muchachos que ya se fueron al internado rotatorio de pregrado, donde realizan su año de prácticas hospitalarias, aún me envían correo pidiendo consejo de cambios en su dieta o como modificar la preparación de alimentos, lo que significa que están preocupados por su salud y que están aconsejando a sus pacientes, es decir que ya están enseñando a la comunidad qué debe de comer, por qué lo debe de comer y cuál es el beneficio”, subrayó el doctor Castillo.

receta medicina culinaria