Pasar al contenido principal
proyectos ensenada

Desarrollan compuestos metálicos para el tratamiento de cáncer

Buscan proporcionar alternativas más efectivas, menos tóxicas y más selectivas para el tratamiento de esta enfermedad

 

El doctor Juan Carlos García Ramos, profesor e investigador de tiempo completo adscrito a la Escuela de Ciencias de la Salud (ECS), es responsable del Laboratorio de Química Medicinal donde se lleva a cabo el proyecto multidisciplinario “Diseño, síntesis y caracterización de metalofármacos para el tratamiento de cáncer”. 

Su trabajo con esta investigación comenzó hace cinco años junto a la doctora Yanis Toledano Magaña, quien actualmente es responsable del laboratorio de Nanomedicina y Nanotoxicología de la ECS. 

El doctor García Ramos explicó que la idea de este proyecto surge como una evolución de los proyectos en los que fue partícipe durante sus estudios de posgrado. Con la ayuda de la doctora Yanis Toledano Magaña evalúan la potencial aplicación biomédica de nanomateriales, compuestos de coordinación y extractos naturales a partir de una primera aproximación determinando el efecto citotóxico en cultivos de células sanas y el efecto antiproliferativo en líneas celulares de cáncer, determinando la efectividad y selectividad de los compuestos evaluados.

 

Ellos en sí, quieren encontrar tratamientos alternativos para el tratamiento de enfermedades de importancia nacional que tengan menores efectos adversos que los fármacos de primera elección que se utilizan actualmente.

“El proyecto tiene menos de un año y se encuentra en la etapa inicial, sin embargo, ya se realizaron pruebas de efectividad y toxicidad de nanopartículas de plata. La etapa del diseño ya se concluyó y ya se han sintetizado algunos compuestos de coordinación (molécula constituida por un ion metálico como átomo central unido a una o varias moléculas orgánicas conocidas como ligantes), pero la caracterización no ha podido completarse por la situación sanitaria actual, en cuanto se finalice, seguiremos con los ensayos de actividad antiproliferativa”, explicó el investigador de UABC.

Comentó que en el plazo inmediato se beneficiará a la comunidad universitaria que participe en el proyecto, ya que recibirá entrenamiento en las técnicas que se tienen montadas en el laboratorio y también se brindará retroalimentación de un grupo multidisciplinario internacional.     

 

“A la población en general se le proporcionarán alternativas para el tratamiento de cáncer más económicas, más selectivas y con menor toxicidad que las actuales a mediano y largo plazo”, comentó el investigador de ECS.

Asimismo, señaló que sus metas a corto plazo es seguir contribuyendo con la ciencia básica asociada al empleo de iones metálicos para el desarrollo de agentes terapéuticos. Mientras que, a mediano plazo, se pretende estandarizar las técnicas y metodologías para poder completar los estudios preclínicos de los diferentes compuestos estudiados. A largo plazo se busca tener protocolos para realizar ensayos clínicos y generar los portafolios tecnológicos que permitan completar la transferencia de tecnología. 

Indicó que los resultados podrán observarse en el plazo inmediato en tesis de licenciatura y posgrado, y la publicación de los resultados en artículos de investigación en revistas internacionales arbitradas e indizadas; estos resultados también se presentarán en congresos y foros para su difusión. “En el mediano y largo plazo trataremos de buscar resultados para patentar el desarrollo y buscar la transferencia tecnológica”. 

Se colabora de manera estrecha con la Facultad de Química (FQ), el Instituto de Química (IQ) y la Unidad de Investigación en Medicina Experimental de la UNAM, esta última ubicada dentro del Hospital General de México “Dr. Eduardo Liceaga”; la Universidad Autónoma del Estado de Morelos; el Instituto Nacional de Pediatría;  y la Escuela de Farmacia de la Universidad de Utah, (EE. UU.), con el fin de generar nuevas alternativas para el tratamiento de diferentes tipos de cáncer, principalmente aquellos que son muy agresivos como las leucemias, gliomas o el cáncer de mama triple negativo. 

El doctor García Ramos coordina el trabajo donde participan seis investigadores principales más, la doctora Yanis Toledano Magaña (ECS-UABC); doctora María Evarista Arellano García (FC-ECS); maestra Lucía Margarita Valenzuela Salas (FACISALUD-UABC); maestra Virginia Gómez Vidales (IQ-UNAM); doctor Marcos Flores Álamo (FQ-UNAM); y el doctor Rodrigo Galindo Murillo (Universidad de Utah). 

Los alumnos participantes de licenciatura son Karla Iliana Juárez Herrera y José Luis Zamora Ramírez de FIAD-UABC, que realizan su proyecto de tesis; Enid Zárate Peralta (FIAD-UABC) y Gamaliel Aguilar (FC-UABC), que realizan Prácticas de Vinculación con Valor en Créditos; Carlos Franco (FC-UABC), que realiza estancia de investigación, así como Karla Paola de Ángel Sánchez, Vianca Chagala González Rubio, Claudia Minutti Zanella y  Naomi Curil Vargas Dorantes, estudiantes de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), que realizan prácticas profesionales de manera virtual en el grupo de investigación. También participan alumnos del posgrado MyDCI-UABC, José Antonio Rodríguez Arenas, Alberto Blanco Salazar, Jesús Gabriel González y Aranzazu González, de maestría y Victoria Vera Pineda, de doctorado.

Por último, el investigador expresó su enorme satisfacción al realizar este proyecto como profesional de la química, docente e investigador, al poder aplicar su experiencia en el desarrollo de alternativas de tratamiento de problemas de salud pública del país. 

 

“Me complace de sobremanera poder participar en la formación y entrenamiento de nuevas generaciones de recursos humanos de alto nivel en el área de la Química Inorgánica Medicinal, que en México ha tenido un desarrollo muy lento, no obstante, alrededor del mundo ha tenido un impacto muy importante”, concluyó. 

 

Por: Daniela Montserrat Cabrera Nava

Fotos: Cortesía