ansiedad_facisalud

El Comité de Salud Mental brinda apoyo psicológico

La salud mental es tan importante como la salud física

 

La maestra Rosalba Rosales Bonilla, responsable del Comité de Salud Mental de la Facultad de Ciencias de la Salud, Unidad Valle de las Palmas, brindó información sobre la ansiedad, sus tipos, cómo manejarla y recomendaciones sobre dónde se puede recibir ayuda. 

“La ansiedad, más allá de conflictuarse con ella, es cuestión de aprender a vivir con ella, porque es parte de la naturaleza humana. Está muy ligada a otra emoción que es el miedo, experimentamos síntomas muy similares, ya que el miedo es una emoción básica que nos ayuda a protegernos ante una situación amenazante y la ansiedad es anticipatoria, no necesariamente es mala, dado que nos brinda la oportunidad de prever algo malo que puede pasar, el problema es cuando se sale de control”, comentó la maestra Rosales Bonilla. 

Existen dos tipos de ansiedad: la fisiológica, que es una respuesta ante algo que puede ser algo peligroso y tiene la posibilidad de suceder en un futuro cercano o no; y la patológica, que consta de un incremento en los síntomas, así como la frecuencia con la que se presenta y el tiempo que dura, lo cual puede llevar a la persona a ser disfuncional y no le permite desarrollarse de manera habitual. 

ansiedad_facisalud

 

La maestra Rosalba Rosales Bonilla indicó:

 

“Se recomienda asistir al médico una vez que la ansiedad genera una incomodidad que no permita realizar las actividades que antes solía hacer de manera normal”.

En el Comité de Salud Mental existe el servicio de asesoría psicológica a distancia, la cual se brinda mediante llamada telefónica o por videollamada. Las personas pueden solicitar el servicio a través de la página oficial de Facebook del comité “Salud Mental Facisalud” o por correo electrónico en saludmental.cisaludvlp@uabc.edu.mx. La atención es gratuita para toda la comunidad adulta y se encuentra disponible en horario de lunes a sábado de 8:00 a 20:00 horas.

La especialista aconsejó hacer ejercicios de respiración en cuatro tiempos. Además, destacó que es importante detectar los pensamientos que distorsionan la realidad y que incrementan los síntomas físicos. Algunos ejemplos comunes son la sobregeneralización (nunca puedo hacer nada bien), pensamientos catastróficos (me duele la cabeza puede ser un síntoma de un derrame cerebral), pensamientos dicotómicos de todo o nada (sino vino a la cita es porque no me quiere) y los “deberías o tengo que“, (debo ser fuerte para mi familia, tengo que ser mejor). 

El primer paso es identificarlos cuando aparecen ante determinadas situaciones, después es analizar qué tan verosímiles pueden ser, hay que confrontarlos con la realidad, cuestionándolos y finalmente tratar de modificar el pensamiento por uno menos distorsionado, y utilizar técnicas denominadas de exposición. 

ansiedad_facisalud

Por: Luz Fátima Alpizar Uribe