Pasar al contenido principal
Proyectos de Investigación_Desarrollo_Software_Comunicación_Niños_Autismo

Buscan facilitar comunicación de niños con autismo

Desarrollan interfaces de software ayudarlos a relacionarse con su entorno.
Campus
Tijuana
2 de Junio de 2017

El proyecto de investigación denominado “Modelado de interfaces de software adaptativas: Caso de estudio del usuario con autismo”, inició en el año 2013 y pertenece al cuerpo académico “Tecnologías de Software para la Educación”, el cual está integrado por los doctores J. Reyes Juárez Ramírez, Coordinador del proyecto; Guillermo Licea Sandoval, Leocundo Aguilar Noriega; Luis Guillermo Martínez Méndez, quienes trabajan en conjunto con estudiantes de doctorado.

El proyecto es liderado por el doctor Reyes Juárez Ramírez, profesor-investigador de la Facultad de Ciencias Químicas e Ingeniería de la carrera de Ingeniería en computación y del programa de Maestría y Doctorado en Ciencias e Ingeniería.

El objetivo es hacer una caracterización del usuario con condición de autismo, para conocer sus rasgos y de esta manera desarrollar tecnología que los ayudará a conocer aspectos cognitivos, capacidades motrices y comportamiento.

La meta del proyecto tiene relación con la parte científica en donde buscan entender a las personas con autismo como usuarios de las tecnologías; por lo tanto, la meta es caracterizar bien al usuario para poder desarrollar tecnología que le ayude a compensar las limitaciones que puede tener.

Por ejemplo, en ciertos niveles de autismo tienen problemas de lenguaje, en estos casos se desarrollan aplicaciones que les permiten compensar esa limitación a través de iconografía que les permite comunicarse con personas de su entorno.

“Algunas aplicaciones fueron especialmente solicitadas por las mamás de niños con autismo, que querían escuchar algún día la frase “Te amo mamá”, entonces a través de tecnología touch el niño elige un icono que representan el sentimiento y otro que representa a la mamá, le hace clic a los dos y se forma la línea de iconos y la aplicación lo pronuncia. También necesitaban que los niños pudieran expresarles qué es lo que quieren comer o qué necesidades tienen y a través de la iconografía ellos pueden expresarse”, comentó el doctor Juárez Ramírez.

La tesis de doctorado “Modelos de operadores de usabilidad para usuarios con autismo”, de la maestra Ángeles Quezada Cisnero, se centra en definir cuáles son las operaciones más fáciles para los niños. Hasta ahora tiene un conjunto de cinco operadores aplicados a una Tablet.

Algunas personas con autismo tienen problemas motrices, por lo tanto, no pueden operar un interfaz de usuario de computadora o dispositivo móvil a la misma velocidad que un usuario típico.

“No es lo mismo presentarle a un niño típico un teléfono a presentárselo un niño con autismo; un teléfono es mucho más difícil para ellos operarlo, en cuanto al tamaño de las imágenes y del arrastre. Hemos experimentado con varias aplicaciones para niños típicos y encontramos que es necesario quitar esos operadores y poner lo que pueden realizar para que en el menos tiempo posible puedan interactuar con la tecnología. El prototipo es muy sencillo porque una aplicación común tiene muchos distractores, como el fondo, la música, y para los niños es muy difícil controlarlo. Se debe hacer lo más simple posible y con colores que a ellos les llame la atención; solo presionan y van escuchando lo que la aplicación indique, no tienen que elegir personaje o botones. Es un prototipo para enseñar emociones en donde se usan imágenes reales, no caricaturas para que ellos vayan asociando: sonrisa- felicidad. Hay otros cuatro prototipos para medir el tiempo que tardan en realizar las operaciones”, comentó la maestra Quezada Cisnero, estudiante de doctorado. 

Otro aspecto que se está estudiando es que para operar un dispositivo móvil existen muchas gesturas complicadas que involucran arrastres, combinación de dedos, etc., por lo que una persona con un nivel de afectación alto no puede ejecutar esa gestura porque se requiere de un proceso cognitivo para decidir la combinación de los dedos. Por lo tanto, una aplicación común para un niño típico sería muy complicada para un niño con autismo.

El proyecto de investigación recibió inicialmente apoyo de UABC, a través de la 17va. Convocatoria Interna de Proyectos de Investigación y posteriormente de asociaciones civiles e instituciones que se dedican a atender a personas con autismo.

Derivado del proyecto de investigación, se han organizado las ediciones 2015 y 2016 del Simposio Internacional sobre las Prácticas en el Tratamiento del Autismo (SIPTA), para el que se cuenta con patrocinio de asociaciones civiles y Conacyt.

Con respecto a cómo nació la idea del proyecto, el doctor Reyes Juárez explicó: “Nuestra área de investigación es Ingeniería de Software e Interacción Humano- Computadora; tenemos la fama de ser desarrolladores de software; entonces, un padre de familia trajo a las escuelas en donde atienden a pequeños con autismo para que nosotros les desarrolláramos aplicaciones que pudieran ayudarlos en todo su proceso de enseñanza, incluso en las terapias que les dan para recuperación o enseñanza del lenguaje. Nosotros no nada más somos desarrolladores, sino también investigadores, entonces, transformamos esta necesidad para hacer tanto investigación como desarrollo tecnológico”.

Actualmente, el proyecto de investigación se encuentra en la segunda fase, que es el estudio de las funciones ejecutivas y los operadores de usabilidad para el desarrollo de aplicaciones para usuarios con autismo. Es decir, los procesos cognitivos que se realizan para hacer cualquier actividad teniendo en mente un objetivo.

Este proyecto de investigación traerá beneficios a la comunidad local, principalmente a las escuelas que han tenido la oportunidad de utilizar las aplicaciones que están disponibles para quien las solicite, ya que aún no se han subido a alguna plataforma.

Con respecto a la satisfacción que le genera al doctor Juárez el ser parte de este proyecto, expresó: “Cómo nos íbamos a resistir a la petición de las mamás para desarrollar tecnología para escuchar la frase de “Te amo mamá”, eso te quiebra de ternura. Si yo puedo hacer algo por ellos, lo vamos a hacer. Y que la investigación no se quede nada más en publicaciones sino que le sea útil a alguien en la vida real. El tema del autismo nosotros no lo atendíamos, vino a nosotros y lo adaptamos a nuestras líneas de investigación. Por otro lado, concientizar a los alumnos de Ingeniería a que los proyectos que realicen no solo deben ser de libros o ficticios, sino reales y mandarlos a las escuelas a conocer a los usuarios y sus necesidades. Hemos manejado el lema de hacer estudiantes de Ingeniería socialmente responsables y atender una necesidad de personas que están a nuestro alrededor”.

Los resultados del proyecto se han visto reflejados a través de diversas publicaciones en revistas especializadas como: International Information on Cloud Computing; Ubiquitous Computing & Emerging Technology, Noviembre, 2013; International Journal of Engineering Education, Vol. 29, No. 3, 2014; Journal of Medical System (2017); User Centered Design and Adaptative System, 2017; International Journal of Computer Systems Science & Engineering, United Kindom.

El proyecto cuenta con colaboraciones externas de diversas instituciones como: Universidad de Sevilla, Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación; Arizona State University; Information Science Department;  City of Tempe AZ; Universidad Autónoma de Caja California Sur, entre otras.

Así como de asociaciones como: CEPI La Paz, Baja California Sur; Alcanzar, Centro de Desarrollo Integral en Tijuana; Cadee, Centro Psicopedagógico Tijuana; ACI, Centro de Aprendizaje y Comunicación Infantil en Tijuana; y el Hospital de Salud Mental de Tijuana A.C., Tijuana.

Ver más Notas