salud ens

Promoverán en los restaurantes escuela de la UABC el programa Lunes sin Carne

Se busca concientizar sobre reducir el consumo de carne para mejorar la salud de las personas y la del planeta

 

Con el propósito de fortalecer la alimentación saludable y nutritiva que se promueve en los restaurantes escuela de la UABC, la Escuela de Ciencias de la Salud en Ensenada (ECS), en colaboración con la Facultad de Enología y Gastronomía (FEG), implementarán el proyecto “Lunes sin carne”, campaña que inicia a partir del mes de octubre del presente año.

Esta nueva propuesta ha sido resultado del trabajo colaborativo que han desarrollado dichas unidades académicas desde que comenzó operaciones en el 2018 la cátedra de Medicina Culinaria, impulsada por la Escuela de Ciencias de la Salud. A partir de entonces se han realizado diversas actividades presenciales y virtuales con las que se ha buscado impulsar este concepto sobre la nueva forma de practicar la medicina con enfoques preventivos y restaurativos de diferentes enfermedades, priorizando la orientación a padecimientos crónico-degenerativos.

Desde el arranque del proyecto de Medicina Culinaria, se ha contado con el apoyo de la FEG, quien ha otorgado todas las facilidades para hacer uso de sus cocinas; en ellas, el equipo de la ECS, comandado por la doctora Patricia Radilla Chávez, directora de la escuela, ha establecido sesiones teóricas y prácticas para capacitar a los estudiantes de Enfermería y Medicina, así como a población abierta.

En el mismo tenor de cooperación entre las unidades académicas se logró conformar este nuevo plan de “Lunes sin carne” en UABC, campaña que se integrará a los restaurantes escuela de la universidad, en los que se ofrece servicio de alimentos a la comunidad universitaria, se promueve la alimentación saludable y balanceada, además de ser un espacio de aprendizaje, donde alumnos, desarrollan sus habilidades y adquieren conocimientos en un ambiente real.

En ese sentido, el nuevo proyecto representa una extensión desde nuestra universidad sobre el movimiento global denominado “Meatless Monday”, propuesta que inició en Estados Unidos en 2003 por Sid Lerner, en asociación con el Centro Johns Hopkins para un Futuro Habitable y con la que se alienta a las personas a reducir el consumo de carne para mejorar su salud y la del planeta.

El programa no será una forma de restringir el consumo de nutrientes, es una propuesta consensuada entre la ECS y la FEG para concientizar sobre la urgencia en trabajar en nuestra salud y la del planeta, una nueva forma de llevar una alimentación con bases científicas y no como una moda transitoria, sino promoviendo un pequeño y constante cambio personal para aportar a un gran avance comunitario.

 

Imagen eliminada.

 

¿Qué representa el movimiento Meatless Monday?

Comer menos carne (de cualquier tipo) y consumir más alimentos saludables predominantemente a base de plantas, puede ayudar a reducir la incidencia de enfermedades crónicas, preservar la tierra de labranza y cuidar los recursos hídricos, y todo ello, refuerza el combate a los cambios climáticos.

El simple mensaje de “Lunes sin carne” puede significar ese pequeño cambio para omitir la carne una vez a la semana; funciona porque proporciona una señal regular para tomar medidas de impacto global, al mismo tiempo invita a que las personas estén más abiertas a hacer cambios positivos. 

La campaña ofrece a la comunidad universitaria un nuevo abordaje del proyecto de la Medicina Culinaria UABC, en donde se ha propuesto que, para una adecuada salud personal y familiar, debemos disminuir importantemente el consumo de fuentes de origen animal, por lo que ahora se están impulsando estos cambios positivos desde el interior de la institución.

La evidencia científica acumulada al día de hoy nos alienta a realizar cambios positivos en nuestra alimentación y nos indica que debemos suspender el consumo de carne.

En un artículo publicado en este 2021 por la Cancer Epidemiology Unit, University of Oxford (1), establece que las carnes roja, de pollo y la procesada, están asociadas con un mayor riesgo para desarrollar infartos cardíacos, neumonía, enfermedad diverticular, pólipos intestinales, diabetes, reflujo gastroesofágico y otros más.

Diferentes comunidades de todo el mundo están buscando formas innovadoras de proteger el medio ambiente y la salud de sus habitantes, hoy en día muchos están contemplando a la comida como una forma de fomentar un cambio de comportamiento positivo y cumplir con los objetivos de salud y sustentabilidad global. 

Imagen eliminada.

 

Algunos datos interesantes que para mucha gente son desconocidos y que ayudarán a estar en sintonía con la urgencia de revertir el cambio climáticos son: el 75% de las tierras de cultivo están destinadas para la producción de ganado, la energía requerida para lograr una hamburguesa de 1/4 de libra es suficiente para recargar un celular por 6 meses y el agua que se destina para obtener esa misma hamburguesa es aproximadamente de 400 galones de agua.

Comenzar cada semana practicando los lunes sin carne puede llevar a las personas a incrementar el consumo de más frutas, verduras y comidas a base de plantas durante el resto de la semana. Nuestras elecciones de alimentos también pueden desempeñar un papel importante en la preservación de la salud del planeta. 

 

Imagen eliminada.

 

Para conocer más:

1. Papier et al.  Meat consumption and risk of 25 common conditions: outcome-wide analyses in 475,000 men and women in the UK Biobank study. BMC Medicine (2021) 19:53.  

2. Nam SY, Park BJ, Cho YA, Ryu KH, Choi IJ, Park S, et al. Different effects of dietary factors on reflux esophagitis and non-erosive reflux disease in 11,690 Korean subjects. J Gastroenterol. 2017;52(7):818–29.

 

 

Por: Jorge Castillo y Gina García Walter.

Fotos: Cortesía.