Pasar al contenido principal
españa

Cimarrón realiza intercambio estudiantil en España

Pedro Adrián Rodríguez Martínez, alumno de la carrera de Medicina en la Facultad de Medicina y Psicología, Campus Tijuana, realizó un intercambio estudiantil en la Universidad de Granada, España, institución pública española que se destaca por ser la única universidad europea con presencia en África.

El estudiante cimarrón mencionó que “es una universidad con una población estudiantil amplia, con alumnos internacionales, lo que conlleva a una convivencia cultural enriquecedora”. Agregó que “tiene un increíble programa de Medicina en España con investigadores reconocidos a nivel internacional, lo cual me ayudaría a ampliar mi horizonte académico y lograr un aprendizaje diferente al que se practica en México”.

españa
“Los profesores son expertos en sus áreas de estudio, los laboratorios, salones de clases y la facultad en general está sumamente equipada para el completo aprendizaje del alumno”, expresó.

Agregó que durante su estancia escolar cursó las materias de Oftalmología, Pediatría, Obstetricia y Oncología.

Además, comentó que durante su estancia convivió de cerca con tres estudiantes provenientes de Alemania, España e Italia. Expuso que “al ser un país de habla hispana, la adaptación fue en general sencilla, el idioma no es una barrera y al convivir con personas de la misma generación, la adaptación de nuestras costumbres fue rápida y bien recibida”.

Asimismo, expresó que la Universidad de Granada es la institución que más estudiantes recibe de intercambio en todo Europa, por lo que la ciudad está llena de alumnos internacionales, y donde adultos y jóvenes están acostumbrados a interactuar y tratar muy bien a los extranjeros. 

Sobre el choque cultural, Pedro Rodríguez manifestó: “Verdaderamente la cultura española no es muy diferente a la mexicana. Claro está que tenemos gastronomía, historia, costumbres sociales, etc., poco o muy diferentes. Pero en las nuevas generaciones con la gran globalización hay una cierta homogeneización cultural, la adaptación de nuestras sutiles diferentes formas de vivir fue rápida, por lo que la diferencia de culturas no fue un inconveniente”. 

“En un principio estaba un poco temeroso, era vivir por un tiempo lejos de casa y de lo conocido para experimentar una forma de vivir muy diferente a la propia. Calles, clima, forma de vivir, comida, cultura, todo era diferente y eso puede causar un poco de miedo e inseguridad, pero hay que aprender a adaptarse”, agregó. 

“Los estudiantes de nuestra generación son muy bien recibidos, fui aprendiendo y adaptándome al lugar poco a poco, la ayuda que tenía por parte de mis compañeros y de la universidad hicieron que ese proceso fuera sumamente rápido y satisfactorio. En este intercambio aprendí muchas cosas, no solo en lo académico, conoces una parte del mundo que muchos no han visto y del cual me enriquecí mucho”, expresó. 

Dijo que una de las cosas que más extrañó fue la comida, el clima de su ciudad y a su familia. “La comida española es un manjar, pero los antojitos mexicanos no los cambio por nada en el mundo. La región de España en la que estaba era bastante fría, por lo que el calorcito de mi ciudad y mi familia fueron otras cosas de las que extrañé”.

“En cuestión de experiencia me queda el aprendizaje que recibí, ya que fue bastante, tanto en conocimiento académico como en la burbuja cultural que descubrí, pero el souvenir más grande y valioso fueron los lazos de amistad formados con cada una de las personas que hicieron esta experiencia tan satisfactoria y gratificante”, externó. 

“Realizar el intercambio me cambió totalmente la vida, ves las cosas de una forma distinta y un pedazo de tu corazón se queda en ese lugar”, compartió Pedro

españa

“Les aconsejo realizar un intercambio académico, ya que es una de las mejores decisiones que podrán tomar en su vida, el aprendizaje académico y cultural vividos en carne y hueso son incalculables e inigualables. ¡Anímense a trotar por el mundo! Es una experiencia que les cambiará la vida”, concluyó.

 

Por: Elidia Yadira Delgado Guzmán.

Campus
Categoría
Academia